Las crónicas del despojo

El trasiego de droga es el menor de los males que le acarrea el crimen organizado a una ciudad como Reynosa.

Y, en realidad, los enfrentamientos armados son la punta del iceberg. Son apenas las formas visibles de un flagelo mucho más grande que yace bajo la superficie. Una pesadilla subterránea que no va a las cifras, que se propaga discretamente, casi como un susurro, en las historias de sobremesa de la ciudad.

Son el secuestro, la extorsión y el despojo. Es esa angustia que acarrean lo que más espanta. Es el timbre del teléfono con el número privado, el paso de la camioneta sospechosa frente a nuestra acera o la entrada del cliente atípico a nuestro negocio. Es ese el verdadero terror, no porque las balas no maten, sino porque el terror mata más lentamente.

Leer el resto de este texto en http://reyno-warrior.blogspot.com/2010/10/las-cronicas-del-despojo.html

 

5 comentarios to “Las crónicas del despojo”

  1. homar sauceda Says:

    negocios de mañosos hay un buen no nos hagamos tontos reynosa no es muy grande muchos sabemos de negocios que nomas ni pa la luz sacarian y ahi estan ,nomas no lo ven las autoridades los malosos son el gobierno mismo o que lubbert de donde el evernarco a sus 30 ya es todo un empresario mexico esta corrupto y nadie pero nadie esta haciendo nada

    • Homar:

      Primero que nada, gracias por tu mensaje.
      Lo edité para quitar los nombres que das de gente que han levantado. No tiene caso dar nombres. Ya todo Reynosa sabe nombres de gente extorsionada. Tenemos que protegerlos y no exponerlos a pasar más de lo que ya han vivido. Por eso yo también protegí sus identidades en el relato.
      Y sobre lo que mencionas, es muy cierto. Hay muchísimos negocios que solo sirven para lavar dinero, El lavado es otra cosa que debiera atacarse con más fuerza

  2. ramon lophd Says:

    esos levantomes tienen de menos 4 años ultimamente estran mas ocipados en robar gasolina y proteger el paso de la mota a los usa que como llegan tantas toneladas nadie sabe pero de que pasan pasan, pa mi todos estan arreglados y los jodidos somos el pueblo raro no

  3. ReynosaLibre Says:

    TODOS SABEMOS QUE CUALQUIER CAMBIO DE PROPIETARIO SE HACE NOTARIADO Y APOYO LEGAR.
    SI YA ESTAN FUERA DE LA CIUDAD POR DESPOJO…DEBEN DARLOS A LA MARINA….

  4. Primero, gracias por tu blog, es excelente. Segundo, el supuesto “estado de derecho”, es el derecho del más fuerte, que con ayuda de los que estudiaron Derecho, roban despiadadamente y sin misericordia a los pobres, los desprotegidos, los que no tienen nadie que les de seguridad de ningún tipo, civil, militar o política. Es la situación de un estado fracasado, incapaz de proteger a sus ciudadanos, cómplice en la corrupción que a todas luces es la madre de todos los males que azotan a México. Los narco-gusanos y las bandas de criminales organizados que las conforman, son sanguijuelas en el cuerpo de México, alimañas que como gusanos que nacen de un cuerpo en descomposición, han nacido, crecido y reproducido en el seno de la corrupción del estado Mexicano. La pregunta que surge ante el testimonio de Juan y Pedro es: Que hacer? Que se puede hacer en el caso de ellos, y de miles de otros que como ellos, han sido despojados de sus vidas de trabajo, y forzados a vivir en la pobreza, a emigrar, o simplemente, como en el caso de “Pedro”, a sobrevivir?

    Ellos saben quiénes fueron los abogangsters que hicieron todos los traspasos de propiedad, tinterillos al servicio del narco y del crimen organizado, también victimas de amenazas muchos de ellos, otros, bajo salario de los narco-gusanos. En algún lugar debe de haber un corto-circuito que termine con la impunidad, pero parece que en Reynosa, como en el resto de México, no existe tal botón. La prensa de Reynosa, por ejemplo esta TODA bajo control del narco, censurando la publicación de noticias negativas a las narco-alimañas, y publicando con despliegue los errores del ejército o la marina en su lucha contra los narcos. Lo mismo con el gobierno de Reynosa, la policía municipal, federal, organismos judiciales, y sin ninguna duda, el ejército, que permitió la toma de Reynosa por el CDG/Zs, en su confrontación de principios de año, disputándose la plaza de Reynosa.

    El único recurso que le queda a la población, es resistir.

    Los narcos no son distintos de los nazis que ocuparon Francia durante la II Guerra Mundial, que despojaron a los franceses (no solo a los franceses, sino a todos los países que ocuparon), de todas sus riquezas, y las embarcaban por tren para Alemania, mientras esclavizaban a los pueblos que ocupaban, y los obligaban a trabajar como esclavos, en los campos, fábricas y cuarteles que se robaban. Los franceses, así como otros pueblos europeos, se organizaron para resistir, de allí nació el término “Resistencia” como signo de rebeldía, ante ocupaciones extranjeras, tiranos asesinos, criminales o bandidos de todo tipo.
    Lo que le falta al pueblo mexicano, es resistir. En este caso, es una doble resistencia: resistencia contra los narcos, y resistencia contra sus cómplices que hacen la pantomima de gobernar, mientras se enriquecen a costillas del pueblo, en contubernio con los narco-gusanos. Los franceses hicieron lo mismo, tuvieron que resistir contra los nazis, y contra los franceses cómplices de los nazis, el gobierno de Vichy, que permitió a los nazis robar, violar, asesinar y masacrar franceses, y deportar cientos de miles de judíos para su exterminación en los campos de concentración.
    El pueblo francés se organizó y resistió, y los “Maquis”, como se llamó la resistencia francesa, se convirtieron en símbolo de liberación para un pueblo entero. Lo mismo hicieron otros pueblos en la vieja Europa: los belgas, holandeses, italianos, etc. Todos se organizaron para resistir los gusanos nazis. Y tenemos muchos otros ejemplos en la historia. Los vietnamitas que resistieron por siglos, contra los imperios chino, francés, y estadounidense, y al final, vencieron. Un pueblo que no resiste, es un pueblo condenado a ser oprimido, humillado y despojado por cualquiera: tiranos de turno, narco-gusanos, invasores extranjeros, criminales de toda laya.

    Después de todo, los muchos Juanes y Pedros de Reynosa, y de México en general, no tienen nada que perder. Ya lo perdieron todo. Por qué no resistir? Por qué no organizarse, armarse, y resistir contra los narco-gusanos, las narco-alimañas de todo tipo? Acaso esta generación ha perdido la herencia que nos dejara Villa y Zapata?

    Es la pregunta que les dejo a los lectores de “Daño Colateral.”

    SOLO EL PUEBLO, SENORAS Y SENORES, SALVA AL PUEBLO.

    A organizarse y resistir, es la hora.

    Recomendación: Vean la película “Siete Samurai”, de Akira Kurosawa, renombrado director Japonés. Réntenla, bájenla, consíganla en algún lugar. Les dará una idea de lo que es resistir contra alimañas y gusanos de todo tipo, y de como un pueblo débil, si organizado y consciente, puede hacerle frente a cualquier desafío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: